Maestro relojero

Complejos y delicados, los relojes de Alta Relojería son creaciones exclusivas de los maestros relojeros Cartier más experimentados. Durante una formación que dura más de diez años, estos profesionales apasionados han adquirido una experiencia única que les permite dominar todas las etapas del ensamblaje y del ajuste de un reloj de gran complicación.

Auténticos "directores de orquesta" de lo infinitamente pequeño, los maestros relojeros Cartier ensamblan, uno a uno, varios cientos de componentes para dar vida a los relojes de Alta Relojería. Los rodajes, rubíes, escape, tornillos y puentes se ensamblan progresivamente según un protocolo muy preciso, para garantizar el buen funcionamiento del movimiento. A mano, y posteriormente con la ayuda de aparatos de precisión, los maestros relojeros llevan a cabo el ajuste minucioso de cada calibre, hasta obtener una cronometría perfecta.

Todas las operaciones se realizan en un espacio de atmósfera controlada. Los flujos de aire, filtrados y renovados varias veces cada hora, permiten evitar que la más mínima mota de polvo pueda depositarse en la parte más ínfima del movimiento o del reloj.