Crystallization of Time

Desde el 2 de octubre y hasta el 16 de diciembre de 2019, el Centro Nacional de Arte de Tokio ofreció la exposición Cartier, Crystallization of Time, una mirada inédita al estilo de la Maison. 

 

Los visitantes pudieron descubrir esta interpretación singular a través de una selección excepcional de piezas contemporáneas e históricas que abarcaban un periodo de tiempo considerable: desde las más contemporáneas, procedentes de préstamos privados, hasta las creaciones modernas o antiguas de la Collection Cartier. Se trataba de la primera vez que una selección como esta era presentada al público.

Organizada por Hiroshi Sugimoto y Tomoyuki Sakakida del New Material Research Laboratory, esta 35.a exposición dedicada a Cartier exploraba la visión creativa y el espíritu pionero de la Maison en tres capítulos: Material Transformation and Colors, Forms and Designs y Universal Curiosity.

En el primer capítulo, Material Transformation and Colors, las vitrinas de ciprés hinoki y cuatro toldos elaborados con velos Sha tradicionales creaban un entorno sagrado donde se desplegaba el arte del color, del trabajo de los materiales y del savoir-faire de Cartier. Rojo, verde y negro: a través del contraste entre el coral, la esmeralda, el ónix y los diamantes, un broche de 1925 que hace gala de uno de los acordes cromáticos más apreciados por la Maison. Un alianza impactante, reinterpretada en 2015 en una pulsera de crisoprasa, ónix, coral y diamantes. 

 

Pulsera

Cartier, 2015

Colección particular

 

Broche

Cartier Nueva York, pedido de 1925 

Collection Cartier 

En el segundo, Forms and Designs, los bloques de roca volcánica Oyaishi servían como soporte a las vitrinas, evocando el lugar de origen de todas las gemas de Cartier: las profundidades de la Tierra. Gracias a su dominio del diseño, Cartier infunde los códigos del arte cinético a sus creaciones. Una pulsera de 2014 y una gargantilla de 1903 comparten el mismo efecto de perspectiva y el mismo juego de profundidad, que marcan el arte del movimiento en la joyería.

 

Pulsera

Cartier, 2014

Colección particular

 

Gargantilla

Cartier París, 1903

Collection Cartier

El último capítulo, Universal Curiosity, ilustraba a través de una espectacular vitrina de 16 metros de largo la curiosidad por el mundo, desde la naturaleza hasta las culturas y civilizaciones, que caracteriza a Cartier. Entre dos broches de 1903, representación figurativa de las ramas de un helecho, y un collar de 2018, interpretación estilizada de un cerezo en flor, se apreciaba el alcance de la creatividad de Cartier, desde el naturalismo hasta la abstracción.

 

Collar

Cartier, 2018

Colección particular

 

Par de broches ramas de helecho

Cartier París, 1903

Collection Cartier