Del 1 de junio al 31 de julio de 2019, Cartier y el Palace Museum presentan Beyond Boundaries: Cartier and The Palace Museum Craftsmanship and Restoration Exhibition en la Meridian Gate Gallery del Palace Museum.

Diez años después de Cartier Treasures – King of Jewellers, Jeweller to Kings, Cartier regresa a la Ciudad Prohibida e invita a los visitantes a descubrir los lazos de amistad que unen a Cartier y China, entre inspiración y savoir-faire compartido.

Un evento único en uno de los lugares más prestigiosos del mundo, con más de 850 piezas que datan desde la dinastía Ming hasta nuestros días y que proceden de la Collection Cartier, de los Archivos de la Maison, de las colecciones del Palace Museum y de instituciones públicas como el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, la Galería Nacional de Australia, el Qatar Museums y el Museo Internacional de Relojería de La Chaux-de-Fonds, así como de colecciones privadas, reales y principescas.

En China, el dragón representa el bien y el valor, al contrario que la tradición occidental que lo asocia a un simbolismo que inspira temor. En este broche de 1920, Cartier pone en escena a dos dragones que juegan en torno a una perla central, un motivo frecuente en la arquitectura y el mobiliario chinos. Este broche fue adquirido por Jeanne Paquin, gran modista parisina de los años 10 y una de las primeras en conferir a su actividad una dimensión internacional.

 

Broche

 

Cartier Paris, 1920

Platino, diamante, esmeralda, rubí, ónix.

Collection Cartier.

Nácar, coral, jade, zafiro, turquesa, diamante, aventurina... Para Cartier, las piedras son colores, y los diseñadores las emplearon para crear la decoración de este neceser de 1928. Esta pieza, que hoy en día es parte de la Collection Cartier, se distingue por la delicadeza de los efectos de sus materiales y su juego de profundidad, y es probable que su diseño se haya inspirado en un plato de porcelana china pintado con esmaltes "familia verde" del periodo Kangxi, procedente de las colecciones de Louis Cartier. En el marco de la exposición, se exhibe junto a un plato con una decoración similar, procedente de las colecciones del Palace Museum.

 

Neceser chino

 

Cartier Paris, 1928

Oro, platino, nácar, coral, zafiro, turquesa, ónix, aventurina, jade verde y blanco, esmeralda matrix, esmeralda, diamante, laca negra.

Collection Cartier.

Cartier toma prestada la riqueza de los motivos chinos, como por ejemplo la quimera, una criatura que es a la vez cabra, león y dragón, y que sirve de inspiración a Cartier para un gran número de objetos desde los años 20. Esta pulsera, un pedido especial de la actriz María Félix que data de 1972, combina la intensidad luminosa del coral con esta criatura fantástica, trabajada en una versión estilizada con detalles destacados con diamantes o cabujones de esmeraldas. Esta pieza es una adquisición reciente de la Collection Cartier.

 

Pulsera Quimera

 

Cartier Paris, pedido especial, 1972

Oro, diamante, esmeralda, coral.

Collection Cartier