Volver

ORO

NUESTRAS COMPRAS DE ORO

Nuestra proyección excepcional en el universo de la joyería nos impone ciertas responsabilidades ante la sociedad que superan los límites de nuestras propias actividades y de nuestra cadena de abastecimiento. Así pues, consideramos que tenemos un papel que desempeñar en el sector de la joyería en sentido amplio y, más concretamente, en la extracción minera y en la producción de metales y minerales preciosos.

Durante los últimos años, hemos intentado comprender mejor los desafíos a los que se enfrenta nuestro sector, con el fin de buscar soluciones que respondan a los distintos retos planteados, tanto en la extracción de metales preciosos a gran escala, como en la artesanía minera.

Estos desafíos pueden ser de carácter social o medioambiental y, en algunos casos, implican terribles violaciones de los derechos humanos. Aunque estas realidades no se producen exclusivamente en la cadena joyera, y no pueden solucionarse sólo con la actuación de las empresas, ni sin el apoyo de los gobiernos concernidos, no por ello nuestro sector debe dejar de movilizarse para actuar: una joya es un regalo particularmente simbólico, y nuestros clientes esperan que su resplandor sea auténtico.

En Cartier, nuestros proveedores de oro se han comprometido por escrito, sin equívocos, a instaurar un abastecimiento responsable, tal y como describe el Responsible Jewellery Council en su código de Prácticas También se han comprometido a hacer, en sus propias empresas y en su ámbito de influencia, todo lo posible para impedir que el oro susceptible de financiar violaciones de los derechos humanos pueda entrar en la cadena relojera y joyera, concretamente en lo referente a nuestro abastecimiento. Actualmente, exigimos que nuestros proveedores de oro se adhieran al RJC y que obtengan la certificación de que sus acciones están en conformidad con su Código de Prácticas, que cubre los derechos humanos y las prácticas éticas, sociales y medioambientales.