Baignoire

La historia comienza en 1912, cuando Louis Cartier cuestiona la forma redonda tradicional de la relojería y decide alargarla. Hoy, el reloj Baignoire es más contemporáneo que nunca.

 

Dos líneas rectas paralelas cerradas por dos curvas: es la forma de una bañera, objeto que le confiere su nombre.