Tortue

En 1912, Louis Cartier diseñó el reloj de forma "Tortue". Su silueta le permite distinguirse de los relojes redondos de la época. Es uno de los grandes clásicos del repertorio relojero de Cartier.