Caresse d'orchidées par Cartier

Flor fetiche entre la flora Cartier, la orquídea es un llamado a la feminidad. El savoir-faire de la Maison plasma con excelencia la fragilidad de esta flor reina y esculpe en las materias más preciosas la delicadeza de sus pétalos. La orquídea, cuya primera aparición en Cartier se remonta a 1925, ya se cuenta entre los clásicos joyeros de la Maison.